Home / Buenos hábitos / Pequeñas enseñanzas del budismo que pueden cambiar tu vida
budismo

Pequeñas enseñanzas del budismo que pueden cambiar tu vida

Según el Dalai Lama, el budismo: “… no es un dogma o una religión, si no un arte de vivir, una fuente de felicidad, de paz interior y de sabiduría. Despierta en nosotros la bondad y el amor, enseñándonos a proteger todo lo que vive sobre esta tierra”.


Es por eso que el budismo es tan aceptado por millones de personas, pues no es una religión que se impone ni una guía de superación personal. Es un manual de consejos (en su nivel más básico) que te puede cambiar para siempre.

A partir de las enseñanzas del budismo, occidente ha adaptado algunas para adecuarlas a su estilo de vida. Aunque a muchos puristas no les parezca bien, la adaptación sirve para mejorar la vida de gente que de otra forma seguiría viviendo en un círculo de tristeza, desesperación y decepción.

Budismo estatua

Los preceptos de adiestramiento del budismo tradicional abstienen a la gente de matar, ingerir intoxicantes y no tomar lo que no le ha sido dado. Además apartan de “malas conductas sexuales” así como de la mentira. En occidente éstas cinco verdades se transformaron en las que puedes ver a continuación.

1. Con acciones de amor y bondad purifico mi cuerpo

Budismo monjes

El precepto básico de todas las religiones. No necesitas más que amor para sentirte completo, pero para algunos es sólo la base de una pirámide que puede darte mucho más.

El amor y la bondad son puertas para todo lo bueno que tiene la vida y verás que al entregarlo nunca te arrepentirás de haberlo hecho.

2. Con generosidad purifico mi cuerpo

Budismo Buda

La generosidad es subjetiva. No puedes ayudar a todas las personas que piden limosna en la calle, te quedarías sin nada. Se trata de dar lo que puedas y no esperar algo a cambio. No se debe hacer por vanidad o para esperar una recompensa futura, sino porque de verdad buscar ayudar a quien lo necesita.

3. Con tranquilidad, sencillez y contento purifico mi cuerpo

Budismo mujer meditando

El ajetreo de la vida contemporánea nos consume día a día y muchas veces saca lo peor de nosotros. Además, vivimos en una sociedad consumista cuyo precepto es que mientras más tengas, mejor.

En realidad el budismo no quiere que dejes todo y vivas errante en la calle mientras caminas descalzo, simplemente se trata de encontrar el balance entre lo que necesitas y lo que no.

Pronto te darás cuenta que tener tanto hace que tu hogar parezca una obra barroca y que vivir tan presionado puede afectar incluso tu salud.

4. Con una comunicación veraz purifico mi habla

Budismo monje

Otro de los pecados de occidente. Nos enseñan a comunicarnos desde pequeños, pero de la peor manera. Los años pasan y nuestra comunicación tiene fallas, ruido, rupturas; nos escondemos en el sarcasmo y la ironía para evitar la verdadera confrontación, cuando decir las cosas de forma clara y directa haría nuestra vida mucho más fácil.

5. Con una conciencia clara y lúcida purifico mi mente

Budismo claridad

No te piden que dejes las sustancias intoxicantes, pero te aclaran que nublar tu mente nunca es buena idea. Intenta dejar esas sustancias por un mes y en lugar practicar la meditación (en el horario que tú quieras) y vas a ver la diferencia entre una mente lúcida y una nublada.

Son distintos enfoques y ramas del budismo, como en cualquier religión o filosofía. Desde el más extremo hasta el más flexible, pero tú puedes comenzar con lo básico y poco a poco llegar hasta donde tu cuerpo y mente lo requieran.

FUENTES:
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *