Home / Bebes, Niños, Familia / Método Montessori para quitar el pañal
montessori

Método Montessori para quitar el pañal

La filósofa María Montessori nos ha dejado importantes herramientas para la crianza y educación de los niños. Con sus conocimientos, ha procurado ayudarnos a mejorar distintos aspectos de la maternidad. En esta oportunidad vamos a hablar acerca de su método para quitar el pañal al bebé.

Como sabemos, el proceso de acabar con el uso del pañal lleva su tiempo y dedicación. Existen distintos métodos para realizar esta tarea, los cuales tienen en común la constancia y la paciencia. El principal reto en esta etapa es conseguir una adaptación rápida, pero como no somos expertos puede demorar bastante.

Por lo general, los niños superan este proceso sin traumas. Al respecto, lo peor que puede pasar es que debamos limpiar de más. Sin embargo, es conveniente no presionarlos, darles su tiempo para adaptarse, a fin de evitar posibles daños psicológicos.

¿Cómo saber si el método Montessori va a funcionar?

No en vano, el método Montessori ha promovido bastantes logros a nivel mundial. Esta especialista parece haber alcanzado notable efectividad en sus planteamientos. Sin embargo, el resultado de la aplicación de su método para quitar el pañal, va a depender de nuestra ejecución.

De igual manera, es muy importante que esperemos el momento oportuno. Todos los niños son diferentes y aprenden a un ritmo personalizado. Una vez que el niño esté preparado y nosotros también lo estemos, el método parece funcionar mejor.

Para la autora del método, es recomendable respetar el proceso personal del pequeño. Por lo tanto, los destellos de autonomía que pone de manifiesto, serán nuestra señal de alerta. A su tiempo, él comenzará a adaptarse a su entorno. No obstante, ante las principales muestras de independencia, es nuestro deber propiciar el contexto para que lo logre por sí mismo.

Consejos de María Montessori para quitar el pañal

María Montessori nos hace una propuesta basada en la autonomía del pequeño. En ocasiones los padres queremos adelantarnos al proceso. Por diversas razones esperamos que el bebé deje el pañal antes de que esté listo para hacerlo.

No obstante, la filósofa considera que es muy necesario que respetemos su proceso. Es decir, es recomendable esperar por él mientras le ofrecemos herramientas para conseguir el objetivo. Los principales consejos de su método, son los siguientes.

La edad no es suficiente

Aunque el niño tenga la edad que creemos conveniente para retirar el pañal, esto no demuestra que esté listo. La mayoría de las teorías sobre este tema establecen que después de los dos años, es preciso quitar el pañal.

Sin embargo, el método Montessori plantea que el momento es cuando el bebé esté capacitado fisiológicamente para controlar sus esfínteres. La edad, puede tener relación con este tipo de madurez, pero no es precisa. No se trata de algo aprendido de la nada, es necesaria una preparación de su sistema.

La estación del año no influye

A veces esperamos a la estación del año indicada según nuestros cálculos. Por ejemplo, en verano el bebé usa menos ropa y no hay tanto frío como para limpiarlo con frecuencia.

No obstante, aunque en invierno nos preocupe la humedad que se queda con él; si este es el momento, hay que aprovecharlo. Sea invierno o verano, podemos sacar provecho de la autonomía que esté demostrando en esa época.

Ofrece un entorno adecuado

Montessori explica que para aprovechar su autonomía, es importante que el bebé no sienta que debe depender de los demás para resolver su problema. Ya que le estamos ofreciendo su entrenamiento, él debe conocer lo que necesita para ir al baño.

Si tiene un orinal, un escalón para usar el váter o un adaptador; es preciso que los encuentre a la mano. Cuando comprenda que siente ganas y puede ir por su cuenta, le será más fácil acudir si todo está preparado.

Estar atentos a sus gestos

Es recomendable evitar que se siente en el váter por obligación. Es común que los padres apliquen la técnica de dejarlo sentado a modo de castigo hasta que haga su necesidad.

En cambio Montessori propone que estemos pendientes de los gestos que avisen que desea ir al baño. También, procuremos preguntarles frecuentemente si necesita orinar o defecar.

Evita el sistema de premios

El proceso de adaptación debe ser natural y así debe verlo el bebé. No se trata de una acción especial, un talento o misión que merece ser recompensada. Los premios podemos obviarlos, porque necesitamos que este sea un nuevo paso en su desarrollo. Hasta entonces habrá adquirido cierta madurez, por lo cual es preciso que esté consciente de la normalidad del supuesto logro.

No lo reprendas

Si el niño supiera exactamente lo que debe hacer en estos casos, no estaríamos hablando de este tema. ¿Cómo esperar a que cambie un hábito de toda su vida de un día para otro? Él no conoce otra manera de hacer pis o popó que en su pañal.Por lo tanto, las fugas van a ser continuas e indetenibles.

En tal sentido, conviene que tengamos paciencia, seamos amorosos y no nos enfademos por su aparente torpeza. En este proceso debe prevalecer la motivación hacia el logro. Tratemos de quitar importancia al evento, instruyéndolo sin reprimendas y sin causar mayor alboroto.

No es un reto de un día

Si nos planteamos adaptarlo a dejar el pañal, no es conveniente que lo asumamos como un reto de un período exacto. Existen algunos métodos que plantean la eliminación del pañal en tres días o una semana. Sin embargo, como sabemos, en la naturaleza nada es preciso.

Tratemos este proceso de manera natural, sin presiones ni imposiciones. Apliquemos la sutileza que el bebé merece en todas sus actividades. Evitemos planificar que termine el proceso en un número determinado de días, verás cómo te quitas un montón de estrés.

Fuente: https://eresmama.com

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *